Gobierno de Aragón
Psicología
Psicología
Conductas innatas y conductas aprendidas

1 Conductas innatas

La conducta o comportamiento constituye el último de los momentos de la estructura psíquica: sobre la base de nuestro conocimiento del mundo y empujados por nuestras necesidades ejecutamos conductas orientadas a la satisfacción de éstas.
 
Una conducta tiene éxito cuando con ella se logra resolver el problema con el cual se halla enfrentado el individuo, o, de otro modo, cuando se adapta a la situación concreta en la que el individuo se encuentra. Generalmente, esto supone que ha habido un aprendizaje previo a la conducta, es decir, que la conducta es consecuencia de un aprendizaje.
 
El aprendizaje no es un proceso exclusivamente humano. La mayoría de los organismos son capaces de aprender, por eso, muchas investigaciones del aprendizaje se han efectuado en animales, fundamentalmente debido a que se puede ejercer un control mucho mejor que sobre sujetos humanos. Muchos de los principios descubiertos de este modo se aplican muy bien al ser humano.
 
Toda conducta está determinada por múltiples factores: los genéticos o hereditarios y los situacionales o del medio. Los primeros hacen referencia a la conducta innata (instintiva) que existe en el individuo al nacer; los segundos, a la conducta concreta que se da ante una determinada situación (aprendida). Gran parte de nuestras conductas son aprendidas. Nos quedarían muy pocas si fuera posible eliminar todas las respuestas aprendidas.
 
En primer lugar vamos a diferenciar unas de otras:
  • Patrones innatos de conducta
  • Conducta aprendida